Casa El Tilo - FacebookCasa El TiloCasa El Tilo - You Tube
El comercio de Alcañiz busca mejorar resultados

El comercio de Alcañiz busca mejorar resultados

La campaña ‘Un día en la calle’ de los comerciantes de Alcañiz se desarrollo en un clima frío tanto en temperatura como en ganas de comprar. Quizá por el aire helado, o quizá porque la crisis no da tregua a los bolsillos de los consumidores, lo cierto es que la salida de las tiendas a la Avenida Aragón contó con una afluencia de público más bien pobre para lo que suele ser esta campaña, una de las más apreciadas por los comerciantes.

“Con frío y muy flojeta”, calificaba la mañana de compras uno de los empresarios, Jorge, de la tienda Druida, que vendía ropa y complementos con descuentos que varían entre el 40 y el 60%. Druida ha sacado a la calle una selección de los mismos productos que tiene de temporada rebajados en la tienda. Su propietario comentaba que los comercios valoran la campaña, “porque eliminas la barrera de la puerta”, lo que hace que la iniciativa funcione. De hecho, según reconocía el empresario, “a nosotros nos gustaría sacarla más, porque la gente tiene más libertad para comprar y se animan, lo que pasa que tampoco se puede abusar”, ya que se correría el peligro de que una campaña puramente de marketing se transforme en un mercadillo.

El primer día en la calle del invierno de los comercios de Alcañiz no fue lo esperado, “por el frío y, en general, por todo”, afirmaba Martina, de la tienda Martina Decoración, quien se lamentaba de que “últimamente, cada vez que salimos a la calle, el día resulta la mitad que la vez anterior”. ¿Las razones? “No lo sabemos, quizá porque se repite demasiado y porque la gente está ya harta de mercados”, añadía esta comerciante.

Más que en las tiendas

Aún con todo, y a pesar del mal día que hizo ayer, hay quien veía las cosas con algo de optimismo. La propia Martina lo decía: “al menos aquí se vende más que en la tienda, porque de la puerta la gente no pasa. Por lo menos aquí si que compran”. En ello también se mostraba de acuerdo Isabel, que regenta una tienda de ropa infantil (Duende) en la calle Caldereros. Salió con su parada con descuentos de hasta el 30% en todos sus artículos, “además de redondeos de 10 o 20 euros en algunos de ellos”. Para Isabel, la mañana había sido regular, pues “la economía familiar no acompaña”, aunque “lo cierto es que se vende más aquí que en la tienda, quizá porque se ve como una novedad o porque estamos a la vista”, apuntaba.

Noticia extraida del Diario de Teruel. Ir a la noticia